Uno de los hitos decisivos en la historia de Larousse fue la publicación en 1905 del primer Petit Larousse Illustré, un diccionario enciclopédico en un solo volumen que iba a alcanzar gran éxito. En esa primera edición se separaban los nombres comunes de los nombres propios por medio de unas páginas de color rosa dedicadas a los proverbios de la lengua, dando inicio a una tradición mantenida hasta nuestros días. Esta división obedece a la voluntad pedagógica de diferenciar entre lo que es léxico común, la lengua, y el conocimiento del mundo a través de los nombres propios (personajes, países, etc.).

Desde su primera edición, la principal característica del Petit Larousse ha sido ofrecer una nueva edición de la obra con periodicidad anual y con la fecha del año siguiente al de su publicación, para dejar constancia de su actualidad. No solo los hechos históricos cambian la realidad del mundo, sino que la lengua también cambia: hay palabras que caen en desuso y otras que los hablantes incorporan al acervo común.

La primera versión en español de este diccionario enciclopédico apareció de la mano del lexicógrafo Miguel de Toro y Gisbert solo siete años después de la edición original francesa y fue la primera de una serie de ediciones en otras lenguas (portugués, griego, inglés, italiano, etc.), lo que demuestra el temprano interés de Larousse por la lengua española.

La obra, publicada regularmente desde entonces, ha vivido varias refundiciones: así, en 1950 fue completamente renovada para dar cabida a los profundos cambios sufridos a raíz de la II Guerra Mundial y tomó el nombre de Nuevo Pequeño Larousse Ilustrado; en 1964, dirigida por el lexicógrafo Ramón García-Pelayo, retomó el título original y fue refundada de nuevo, centrándose en recoger la abundante terminología surgida del progreso técnico del momento, o en 2002, fruto de la estrecha colaboración de los equipos de Larousse Editorial, en España, y Ediciones Larousse, en México, fue totalmente modernizada tanto en sus contenidos de texto e iconográficos, como en su presentación.

Esta última refundición del Pequeño Larousse constituye uno de los frutos de la expansión del sello Larousse por el mundo de habla hispana: en 1951 había nacido Ediciones Larousse Argentina; en 1965, la filial de México, y en 1983 recaló en España. Otros hitos de Larousse en el campo de las enciclopedias en español han sido desde entonces la Gran Enciclopedia Larousse, en 24 volúmenes, publicada entre 1987 y 1990; la Larousse 2000, en 16 volúmenes, editada entre 1998 y 2002; la Enciclopedia universal Larousse en formato multimedia, aparecida en 2002, o la enciclopedia del mismo título pero de nueva planta, publicada en 2006-2007. Un amplio bagaje al que se añade ahora el Pequeño Larousse en versión online.

Ver obra

WEBS AMIGAS